Un mal día lo tiene cualquiera

Este fin de semana la alegría provocada por la victoria del Igualatorio Cantabria Estela en el derbi santanderino no pudo completarse con los triunfos de los equipos de la cantera. Tanto el equipo benjamín como el junior y el senior cayeron derrotados en sus partidos entre el sábado y el domingo, y esperan volver a la senda de la victoria en la próxima jornada.

El primer partido lo jugaron los más pequeños del club, los benjamines de la Academia Estela Rubayo, que recibían al C.B. Castro y cayeron derrotados por 23-34. Los primeros minutos del partido estuvieron muy disputados por parte de ambos equipos y los locales estuvieron por delante durante los dos primeros periodos. Sin embargo, el cansancio provocado por los pocos jugadores hizo que se fueran desinflando poco a poco hasta la remontada del equipo visitante. En el último cuarto, los niños dirigidos por José Manuel Sarabia pusieron todas sus fuerzas en remontar un partido que se les había puesto muy cuesta arriba, pero la victoria en el periodo por 4-2 no fue suficiente para recuperar los puntos perdidos anteriormente.

Los benjamines siguen trabajando duro y esforzándose para competir cada semana en su categoría. No obstante, en esas edades lo más importante es aprender y divertirse, y seguro que en eso los niños de ambos equipos salieron ganando.

Justo antes de que el primer equipo disputase su encuentro, fue el turno del equipo junior que fue derrotado por el Pas Piélagos por 77-102. Una dura derrota para un equipo que llegaba con dos victorias y una derrota en su casillero, pero que tenía enfrente al principal favorito al título.

El partido fue un tira y afloja en el que ambos equipos daban la vuelta al marcador con buenos parciales de anotación. Esa fue la tónica del encuentro hasta que en el último cuarto los jugadores dirigidos por Álex González se vinieron abajo. Una buena presión por parte de los visitantes, sumada a su acierto desde la línea de tres fue el detonante de un partido que terminó con un parcial de 15-40 para los de Piélagos.

El propio entrenador afirma que “para el futuro queda enmendar los errores y trabajar pensando que durante 30 minutos dimos una versión muy buena de juego”. La semana que viene visitarán la cancha del CBT Torrelavega con la esperanza de conseguir una nueva victoria.

Y el domingo el verdugo del equipo senior fue La Paz Torrelavega. El Panusa Salud Estela visitó al vigente campeón de la Copa de Primera Autonómica y salió derrotado por 98-83. Fue un partido bonito entre dos equipos en muy buena forma y con un ritmo de juego bastante alto.

Desde el inicio se vio que sería un partido disputado, ambos conjuntos estaban acertados de cara a canasta y el marcador estaba igualado. A final del segundo cuarto los locales consiguieron una pequeña ventaja de nueve puntos con la que se fueron a los vestuarios.

Tras el descanso, los chicos de Asier Gordo encajan un parcial amplio que no llega a sentenciar el partido, pero lo deja muy de cara para los torrelaveguenses. Y el último cuarto, pese a los continuos intentos del filial estelista por acercarse en el marcador, supone la culminación de la primera derrota del año.